Destinos

Próximos Retiros

facebook-yoga-en-el-desierto twitter-yoga-en-el-desiertoyoutube-yoga-en-el-desiertoemail-correo-contacto-yoga-en-el-desierto

gastronomia-marruecos-yoga-desierto

Dátiles y delicias marroquies

Los dátiles, los higos, los frutos secos de Marruecos han sido durante siglos la base de la alimentación para la mayor parte de los pueblos magrebíes.

Un puñado de dátiles y un vaso de aromático té de menta ha sido, durante miles de años, la forma tradicional en que se recibe y se agasaja al extranjero, para darle la bienvenida, calmar el hambre y quitar la sed del recién llegado.

Los dátiles que en estos días se cosechan en todo Marruecos son un componente imprescindible de la cultura gastronómica del país porque van ligados a fechas claves como el Ramadán o las bodas, pero su cultivo y promoción no se ha modernizado del mismo modo que los otros productos de la huerta.

Marruecos es el octavo productor mundial de dátiles: las 110.000 toneladas que se cosechan de media en los últimos años supondrán en 2013 un volumen de negocios de 2.500 millones de dirhams (unos 223 millones de euros), gracias a una actividad que se concentra en los oasis de Tata, Draa, Figuig y Tafilalet, en toda la franja al sur de la cordillera del Gran Atlas.

Dado el alto consumo de este fruto por los marroquíes (un ciudadano medio come más de tres kilos al año, cifra que sube a 15 kilos en las zonas productoras), el país importa 30.000 toneladas anuales para satisfacer la demanda interior.

La ciudad de Erfud, en el valle del río Ziz (sureste de Marruecos, cerca de la frontera con Argelia) se convierte cada otoño en la capital del dátil: la celebración del Salón Internacional del dátil rompe la quietud propia del lugar con su cortejo de ministros y visitantes ilustres que son una rareza en estos parajes.





yoga-meditacion-en-el-desierto

VUELOS



A %d blogueros les gusta esto: